_____________________________________________

jueves, 10 de junio de 2010

UN SAMURAI REGRESA A LA TIERRA


La misión Hayabusa está a punto de llegar de vuelta al planeta Tierra, después de casi 7 años en el espacio exterior. El objetivo de la misión Hayabusa de la JAXA (Agencia Espacial Japonesa) es traer muestras de material del asteroide Itokawa a la Tierra. Sería la primera vez que conseguimos traer muestras de un asteroide a casa, su estudio podría desvelar nuevas pistas sobre la formación del Sistema Solar. Las muestras aterrizarán esta semana en Australia y se transportarán hasta los laboratorios de la JAXA en Tsukuba para su análisis.

La misión ha tenido mucho vaivenes, los más destacables las pérdidas de comunicación y pérdida del módulo Minerva, aún así el hecho de que estén a punto de conseguir el objetivo principal hace que la misión sea considerada como un éxito. El objetivo secundario de la misión es el de testear los primeros propulsores iónicos basados en microondas (microwave discharge ion engine), la NASA también está investigando en el tema pero todavía no los han utilizado nunca en una misión real. Los motores iónicos han sido capaces transportar algo más de 500kg que pesa Hayabusa durante 7 años utilizando tan sólo 22kg de gas Xenon. 254.316.600 km de viaje con tan sólo 22kg de combustible, todo un logro en eficiencia. Por supuesto, los motores no han estado siempre marcha, según Jaxa han estado en funcionamiento hasta ahora durante 25.800 horas (tres años).

Los comunidad científica esta deseando poder ver los resultados de los análisis de las muestras del asteroide Itokawa. Mientras, JAXA ya se está preparando para lanzar Hayabusa 2 el año que viene, una misión similar a Hayabusa cuyo objetivo será llegar hasta el asteroide 1999 JU3 y aterrizar un pequeño robot en su superficie.


La sonda Hayabusa (halcón peregrino), lanzada por la agencia espacial japonesa el 9 de mayo de 2003 con el objetivo de posarse en el asteroide Itokawa en noviembre de 2005, tomar muestras y volver a la Tierra en junio de 2010, probablemente tiene el récord de peor suerte en una misión espacial.

Primero, mientras iba de camino, se le estropearon dos de los tres giroscopios que le permiten mantener la estabilidad; luego, al llegar a las proximidades del cometa y hacer una aproximación de prueba a este, se perdio Minerva, el robot que tenía que moverse por la superficie del asteroide para tomar muestras de temperatura y fotografías en distintos lugares de esta.
Más tarde, al intentar posar la sonda en sí en la superficie de Itokawa desde el control de la misión perdieron el contacto con esta y durante unos días no supieron que habia sido de ella, y aunque a estas alturas parecen tener más o menos claro que estuvo posada en la superficie del asteroide durante unos 39 minutos, no tienen claro que haya tomado las muestras que tenia que tomar, aunque suponen que en el peor de los casos algo de polvo del cometa se le puede haber pegado.
Y para rematar las cosas poco después de ese azaroso descenso una fuga de combustible dejó a la sonda inerte en el espacio, lo que le impidio comenzar la vuelta a casa , y había serias dudas de que fuera a ser posible recuperarla, aunque despues JAXA ha ido recuperando poco a poco las comunicaciones y el control con esta.
Esto les ha permitido comprobar que dos de los motores ionicos de la sonda aún funcionan -hay un tercero que podría funcionar pero es poco probable que se intente ponerlo en marcha por si acaso es peor el remedio que la enfermedad- y que uno de los sistemas de seguimiento de estrellas también lo hace después de haber estado desconectado trece meses.


La idea es utilizar estos dos motores y su débil impulso para poner la sonda de camino a la Tierra aprovechando que este mes la distancia entre el asteroide Itokawa y nuestro planeta vuelve a alcanzar un mínimo.

Cuando la sonda se encuentre a una distancia de entre 300 mil a 400 mil kilómetros de la Tierra (alrededor del 13 de junio); se separará de esta la cápsula que contiene las muestras del asteroide y que deberá reingresar a nuestro planeta tomando una trayectoria balística, para finalizar su viaje en una zona despoblada de Australia (Woomera).

Si bien otras naves espaciales habían logrado descender en asteroides con anterioridad, la misión de la sonda Hayabusa se podría convertir en la primera que logra traer a la Tierra muestras de un asteroide.La importancia de esta misión para los científicos radica en el hecho de que, hasta el momento, todas las investigaciones relacionadas con la composición de los asteroides se han realizado ya sea por medio de la observación a distancia, o por medio de restos de estos que han sido encontrados en la Tierra. Gracias a las muestras obtenidas por la sonda japonesa, los investigadores podrán realizar análisis más detallados de la composición de los asteroides. En una de esas logran confirmar la teoría de que los actuales mares se formaron a partir del agua que transportan.


"Un viaje de mil millas empieza con un paso." Lao Tse



"End of transmission"


video

No hay comentarios:

Publicar un comentario