_____________________________________________

viernes, 25 de junio de 2010

GOCE: CAMPO GRAVITATORIO TERRESTRE


El satélite GOCE de la Agencia Espacial Europea ha orbitado la Tierra durante más de un año y ha explorado su campo gravitatorio con mayor precisión que la lograda por cualquier otro instrumento antes.
El objetivo de los investigadores, entre los que se incluyen científicos de la Universidad Técnica de Múnich (TUM), es determinar con gran detalle la fuerza gravitatoria en lugares tan inaccesibles como el Himalaya. Las evaluaciones de los primeros datos obtenidos por el satélite indican que los modelos actuales del campo gravitatorio en algunas regiones deben ser revisados. Sobre esa base, los investigadores esperan alcanzar un conocimiento más profundo de muchos procesos geofísicos, incluyendo por ejemplo los terremotos y la circulación oceánica. Otro éxito es que probablemente el satélite podrá trabajar en el espacio durante un periodo de tiempo mayor que el esperado.La gravitación es una de las fuerzas fundamentales de la naturaleza, pero no deja sentir sus efectos del mismo modo en todas las zonas de nuestro planeta. La rotación de la Tierra, las diferencias de altura en la superficie, y la composición de la corteza provocan diferencias significativas en el campo gravitatorio global.
La tarea del GOCE, el cual fue puesto en órbita el 15 de marzo de 2009, es medir el campo gravitacional con una precisión no alcanzada anteriormente, contribuyendo así a una mejor comprensión científica de sus efectos. Además, se espera que el GOCE siente las bases para el cálculo más preciso posible del "geoide". Geoide es el nombre dado al nivel virtual del agua de mar en un océano global en reposo, y es usado, por ejemplo, como altura de referencia para proyectos de construcción.
En meses recientes, unos investigadores del GOCE Gravity Consortium, un grupo de diez institutos europeos de siete países, han procesado datos del satélite de manera que pueden ser usados para el cálculo de modelos. Ahora ya es evidente que el GOCE permitirá que se hagan progresos significativos en las tareas de mapeo. "Se hace patente que estamos recibiendo buena información de las regiones que son de interés desde un punto de vista geofísico", explica el profesor Reiner Rummel, geodesta de la TUM y presidente del GOCE Gravity Consortium.
Comúnmente se asume que la gravedad ejerce una fuerza igual en cualquier lugar de la Tierra. Sin embargo, factores como la rotación del planeta, la influencia de las montañas y de las fosas oceánicas o las variaciones de densidad en el interior de la Tierra hacen que esta fuerza fundamental no sea exactamente igual en todo el planeta.
Los datos generados por GOCE también son fundamentales para comprender los procesos que ocurren en el interior de la Tierra. Además, al proporcionar una referencia global para poder comparar las altitudes de los diferentes lugares del mundo, el geoide generado por GOCE será utilizado en aplicaciones prácticas como la geodesia o la cartografía.
La gravedad es más intensa cuanto más cerca estemos de la Tierra, por lo que GOCE fue diseñado para operar en la órbita más baja posible que le permita mantener una trayectoria estable mientras cruza los últimos restos de nuestra atmósfera. Para evitar los efectos de la resistencia aerodinámica y asegurar que los datos obtenidos son realmente del campo gravitatorio, el satélite debe mantenerse en un estado de ‘caída libre’. Cualquier perturbación causada por el aire residual a esta baja altitud podría solapar las mediciones de la gravedad.
El elegante diseño aerodinámico de GOCE le permite atravesar los últimos restos que quedan de la atmósfera a esta altitud extraordinariamente baja. Además, el motor iónico situado en su parte posterior genera de forma continua unas fuerzas minúsculas que permiten compensar cualquier efecto de la resistencia aerodinámica que GOCE pueda encontrar a lo largo de su órbita.
El uso de la gradiometría en el espacio y el sofisticado sistema de propulsión eléctrica son dos hechos sin precedentes en la tecnología de los satélites, por lo que la puesta en servicio y la calibración fueron especialmente importantes para el éxito de la misión. Esta fase ya se completó, dejando a GOCE listo para la delicada tarea de reducir la altitud de su órbita, una maniobra que duró un par de meses.
Actualmente hay muy poca actividad solar, lo que supone un entorno mucho más tranquilo para GOCE. Por este motivo, su órbita actual a 255 km es unos pocos kilómetros más baja de lo inicialmente previsto por los ingenieros. Estas son buenas noticias – las medidas del campo gravitatorio que realice en este periodo serán todavía más precisas.
"El intento de tomar un objeto que está cayendo provocará más estropicios que si lo dejaras seguir su curso." (Ley de Fulton de la gravedad)
"End of transmission"

video

No hay comentarios:

Publicar un comentario