_____________________________________________

miércoles, 27 de agosto de 2014

DENTRO DE LA BURBUJA LOCAL



Una vez cada 50 años, más o menos, una estrella masiva explota en algún lugar de la Vía Láctea. La explosión resultante es terriblemente poderosa, bombeando más energía en una fracción de segundo que el Sol emite en un millón de años. En su apogeo, una supernova puede eclipsar a toda la Vía Láctea. Hace unos 10 millones de años, un cúmulo cercano de supernovas estalló.
Lo sabemos porque las explosiones hicieron estallar una enorme burbuja en el medio interestelar, y estamos dentro de él.
Los astrónomos lo llaman "La Burbuja Local". Es, de unos 300 años luz de largo, y lleno de casi nada. El gas dentro de la burbuja es muy delgado (0.001 átomos por centímetro cúbico) y muy caliente (aproximadamente un millón de grados): una fuerte salida de material interestelar ordinario.
La Burbuja Local fue descubierta gradualmente en los años 1970 y 1980. Astrónomos ópticos y de radio miraban cuidadosamente el gas interestelar en nuestra parte de la galaxia, pero no pudieron encontrar mucho en el vecindario de la Tierra. Mientras tanto, los astrónomos de rayos X estaban recibiendo su primera mirada en el cielo usando cohetes sonda y satélites en órbita, que revelaron en un millón de grados el brillo de rayos-x que vienen de todas las direcciones. Todo esto argumentó que la Tierra está dentro de una burbuja de gas caliente soplado por la explosión de estrellas.

Para averiguarlo, un equipo de investigadores internacionales, dirigidos por el profesor de física Massimiliano Galeazzi en la Universidad de Miami en Coral Gables, desarrollaron un detector de rayos X que podría distinguir entre dos posibilidades (es el brillo de rayos-X que llena el cielo una señal de "intercambio de carga" en el sistema solar o evidencia de explosiones terribles en el pasado lejano) . El dispositivo fue nombrado DXL, por difusa emisión de rayos X de la galaxia local.
El 12 de diciembre de 2012, DXL fué lanzado desde White Sands Missile Range en Nuevo México en un chohete sonda Brant IX, alcanzó una altura máxima de 160 kilómetros y pasó cinco minutos por encima de la atmósfera terrestre. Eso fue todo el tiempo que necesitaban para medir la cantidad de rayos X "cambio responsable" dentro del sistema solar.
Los resultados, publicados en la revista Nature el 27 de julio, indican que sólo un 40 por ciento del fondo de rayos X blandos se origina dentro del sistema solar. El resto debe provenir de una Burbuja Local de gas caliente, la reliquia de antiguas supernovas fuera del sistema solar.
Obviamente, esas supernovas no estaban lo suficientemente cerca para exterminar la vida en la Tierra-pero estaban lo suficientemente cerca como para envolver nuestro sistema solar en una burbuja de gas caliente que persiste millones de años más tarde.

"Este es un descubrimiento significativo," dijo Galeazzi. "Afecta a nuestra comprensión de la zona de la galaxia cerca del sol, y puede, por lo tanto, ser utilizado como una base para futuros modelos de la estructura de la galaxia." Galeazzi y sus colaboradores ya están planeando el próximo vuelo de DXL, que incluirá instrumentos adicionales para caracterizar mejor la emisión. El lanzamiento está previsto para diciembre de 2015.


"Mis pensamientos son como burbujas en el infinito océano cósmico". 


video




jueves, 14 de agosto de 2014

ESPEJISMO TRIDIMENSIONAL



Nuestro universo podría ser la “envoltura” tridimensional alrededor de un horizonte de sucesos de un agujero negro de cuatro dimensiones espaciales. Un grupo de científicos cree haber arribado a una conclusión que explicaría varios de los huecos que hasta ahora hay en esta teoría.

Nuestro universo pudo surgir a partir de la formación de un agujero negro en un universo con más dimensiones que el nuestro, según las sorprendentes conclusiones de la investigación realizada por el equipo de Niayesh Afshordi, Robert Mann, y Razieh Pourhasan, del Instituto Perimeter de Física Teórica en Canadá. Esos científicos tienen una nueva idea de lo que pudo haber antes del Big Bang. Es un tanto sorprendente, pero está basado en matemáticas sólidas, según afirman.

Lo que percibimos como el Big Bang, podría ser, explicaron, el “espejismo” tridimensional de una estrella derrumbándose sobre sí misma en un universo profundamente distinto al nuestro.
La interpretación convencional mantiene que el Big Bang se inició con una singularidad, un fenómeno insondablemente caliente y denso del espacio-tiempo donde las leyes estándar de la física se rompen. Las singularidades son extrañas, y el conocimiento científico sobre ellas es muy limitado.
En nuestro universo tridimensional, los agujeros negros tienen un horizonte de sucesos que sólo poseen dos dimensiones espaciales, es decir, están rodeados por un límite bidimensional que marca el “punto de no retorno”, el umbral a partir del cual ya no es posible escapar del agujero negro y regresar al universo normal. En el caso del universo de cuatro dimensiones espaciales, un agujero negro tendría un horizonte de sucesos tridimensional.
En el escenario que proponen los autores del nuevo estudio, nuestro universo nunca estuvo dentro de la singularidad; en vez de eso, se formó como la citada envoltura de un horizonte de sucesos, protegido de la singularidad.

Los investigadores argumentan que esta idea, aunque pueda parecer extravagante o incluso absurda, está afianzada en las mejores matemáticas modernas que describen el espacio y el tiempo. Su nuevo modelo de la creación del universo parece resolver incongruencias y enigmas cosmológicos que hace mucho tiempo que duran, y, lo más importante, produce predicciones que se podrán poner a prueba en experimentos.

Información adicional: https://www.perimeterinstitute.ca/node/94178

"Y por un momento he sentido que a lo mejor una idea es más importante que el mero hecho de estar vivo, porque una idea vive mucho tiempo después de que uno haya desaparecido". Douglas Coupland

"End of transmission".


video