_____________________________________________

martes, 16 de abril de 2013

BEHOLD ECK ! MATERIA OSCURA



Como si fuera un episodio de la famosa serie de culto " The Outher Limits", poco a poco, se va haciendo la luz sobre la materia oscura (¿Estará en nuestra dimensión o fluctuará con otras?).


El cemento del universo, la enigmática materia que mantiene unidas las estrellas y las galaxias, que no emite ni absorbe luz, está cada vez más cerca de ser capturada. Científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts han hallado indicios de esta materia en una antigua mina de hierro convertida en centro de investigación en Soudan, Minnesota (EEUU).
A pesar de que se cree que, juntas la energía y la materia oscura forman el 96% de la materia del universo, nunca se ha conseguido probar realmente la existencia de estas partículas.
Son partículas que no interactúan con la luz, pero sí son capaces de desviarla. Mediante el sistema de lentes gravitatorias se puede detectar la materia oscura, o al menos la falta de materia ordinaria, cuando ésta desvía los rayos de luz. Esa materia "borrosa" que queda, que observaron ya hace un siglo diversos astrónomos, es la materia oscura. 

Un material que se niega a ser capturado, a pesar que el detector (AMS) a bordo de la ISS logró el mes pasado sus primeros resultados en la búsqueda de la misteriosa materia oscura con evidencia en la colisión entre partículas invisibles de materia oscura, lo que da lugar a un fenómeno que llaman “aniquilación”. El resultado de la aniquilación sería una mayor presencia de las partículas cargadas conocidas como positrones, que son la contraparte de los electrones en la antimateria.

Y ahora mediante el sistema CDMS (Búsqueda Criogénica de Materia Oscura), cientos de científicos buscan resolver el enigma. Ésta materia atraviesa constantemente la tierra sin causar ningún efecto, sin ser detectada. Pero cuando golpea el núcleo de un átomo hace acto de presencia. Durante años se han utilizado placas de germanio congeladas a casi cero absoluto, aisladas en las minas subterráneas, para que, cuando las partículas de materia oscura atraviesen el núcleo de sus átomos, la temperatura varíe y se pueda probar su existencia.
Después de 3 años utilizando el germanio, los científicos, al ser incapaces de obtener resultados satisfactorios, decidieron cambiar de material. El silicio, mucho más sensible a las colisiones de partículas de baja energía, parecía más propicio para la detección de materia oscura. Y en efecto, lo ha sido. Ocho detectores creados con este material han conseguido registrar tres eventos que podrían representar colisiones de partículas masivas de interacción débil (WIMPs).

Estos nuevos indicios están lejos del objetivo de aislar y capturar la materia, pero son muy positivos para la investigación, que durante años no ha dado frutos. Los científicos han fijado la señal en un nivel de confianza del 99,81 por ciento (o alrededor de tres sigma en el lenguaje estadístico). Sin embargo, no será hasta dentro de varios meses cuando puedan explicar exáctamente lo que han encontrado y si son verdaderamente señales que conducen a la ambicionada materia oscura.
Descubrir la materia oscura es crucial para conocer el universo. Cómo se formó y cómo se expande. Gracias a su estudio se pueden descubrir más cúmulos de galaxias, como afirma el astrofísico Rashid Sunyaev del Instituto Max Planck, y comprender cómo crece el universo, como fue en el pasado y cómo será en el futuro.


"El presente es el período en el que el futuro pasa por un mientras antes de transformarse en pasado". Laurence Peter

"End of transmission".

video

No hay comentarios:

Publicar un comentario