_____________________________________________

miércoles, 14 de marzo de 2012

DESTRUIR PARA VIVIR

El Cosmos no es un lugar tranquilo, a veces parece un juego de billar, no sabemos nunca con que podemos chocar, y ya que estamos con el tema del asteroide para el 15 de Febrero del 2013, y fuera de la ciencia ficcion de la pelicula Armagedon, científicos del Laboratorio Nacional Los Álamos, en las instalaciones del Departamento de Energía estadounidense en Nuevo México, usaron una supercomputadora para simular la efectividad que las bombas nucleares tendrían a la hora de combatir un asteroide, obteniendo resultados muy alentadores.

Una
explosión nuclear bien puesta podría salvar a la humanidad de chocar contra un gran asteroide que se estuviera dirigiendo a la Tierra. Según lo reportado por el portal del canal de noticias Msnbc, los científicos atacaron una roca espacial de 500 metros de largo con un arma nuclear de 1 megatón, que sería cerca de 50 veces más poderosa que la que Estados Unidos lanzó sobre Nagasaki en Japón.
"Esta explosión desbaratará todas las rocas del asteroide, por lo que si éste fuera a chocar contra la Tierra, se mitigaría completamente la amenaza representada por el objeto en sí", dijo Bob Weaver, científico de Los Álamos.

Weaver enfatizó que las bombas nucleares serían desarrolladas como último recurso, esto frente a las advertencias de otros investigadores sobre que una
explosión de éste tipo podría tener efectos secundarios negativos, como enviar un halo de muchas rocas espaciales hacia la Tierra.


Otros recursos tiene la humanidad, para salvarse del impacto, siempre que haya tiempo, puede simplemente enviar una nave directamente contra el asteroide, confiando que un suave tirón gravitatorio empuje al asteroide fuera de curso. Este enfoque no sería tan preciso como la técnica del tractor de gravedad, dicen los investigadores, pero todavía podría hacer el trabajo bajo ciertas circunstancias. Hemos demostrado la capacidad para llevar a cabo esta misión de manera más agresiva. En 2005, por ejemplo, la NASA envió un impactador al cometa Tempel 1 para determinar su composición.
Si la humanidad tuviera el aviso de un impacto inminente, hay varias otras estrategias de defensa contra asteroides que podrían ser capaces de emplear, los científicos.

Por ejemplo, podemos enviar una sonda robótica a reunirse y orbitar con el potencialmente peligroso asteroide. La modesta gravedad de la nave espacial podría ejercer un tirón en la roca espacial. En los últimos meses o años antes del impacto, este “tractor de gravedad” tiraría del asteroide hasta una órbita distinta.

Sabemos como lograr esa misión. Varias sondas han sido enviadas a rocas en el espacio profundo, incluyendo la nave espacial Dawn de la NASA, que actualmente está en órbita alrededor del asteroide Vesta. Y en 2005, la sonda japonesa Hayabusa arrancó material del asteroide Itokawa, enviándolas de vuelta a la Tierra para su análisis.

El estudio muestra que el arma nuclear rompe todas las rocas de este asteroide con éxito.

Las discusiones sobre la desviación de asteroides no son simplemente ejercicios académicos. Enormes impactos son parte de la historia de nuestro planeta, uno acabó con los dinosaurios hace 65 millones de años, y es sólo cuestión de tiempo antes de que otra gran roca espacial cruce su trayectoria con la de la Tierra y esta llegue a su fin.

"No todo término merece el nombre de fin, sino tan sólo el que es óptimo". Sigmund Freud


"End of transmission"


video

No hay comentarios:

Publicar un comentario