_____________________________________________

miércoles, 24 de octubre de 2012

PROYECTO GENOMA MARCIANO


Una misión que nos traiga muestras de la superficie marciana ha sido desde hace décadas un sueño para los científicos y astrobiologos, debido a que las naves que enviamos hasta su superficie no pueden realizar el trabajo exhaustivo que si se conseguiría en nuestros laboratorios terrestres.
La principal razón para obtener muestras de Marte y enviarlas a la Tierra sería determinar realmente si alguna vez fue, o si lo sigue siendo, capaz de albergar vida. Pero enviar una misión que sea capáz de realizar este trabajo seria un trabajo extremadamente difícil.
Pero al parecer, según Craig Venter del Human Genome Sequencer, las agencias se han olvidado de que no es necesario traer estas muestras a nuestro planeta, ya que él piensa que se puede enviar una máquina secuenciadora de ADN que revele la estructura de las posibles formas de vida.

También  Jonathan Rothberg, fundador de la compañía de secuenciación de ADN Ion Torrent, está trabajando en conseguir su Personal Genome Machine to Mars que pueda revelarlo y enviar los datos a la Tierra. En dos artículos del MIT (Massachusetts Institute of Technology) de esta semana, los dos biólogos parecen estar en una especie de carrera para ver cuál de los dos podrá enviar primero sus máquinas de ADN a Marte. Venter fue citado diciendo, “No habrá formas de vida allí”, por lo que quiere construir un “teletransportador biológico”.
Mientras que Rothberg busca ser parte de un proyecto financiado por la NASA en la Universidad de Harvard y el MIT llamado SET-G, o “la búsqueda de genomas extraterrestres.”

Un investigador del MIT involucrado en el proyecto, Christopher Carr, comentó que su laboratorio está trabajando para reducir el tamaño de la máquina de Ion Torrent de 30 kilogramos a sólo tres kilos para que pueda caber en un rover de la NASA, y se están poniendo a prueba la capacidad del dispositivo para soportar la radiación que tendrá que afrontar durante su camino a Marte.
Y es que debido a los problemas actuales de presupuesto de la NASA, no se podría enviar una misión de retorno de muestras probablemente hasta al menos 2030, mientras que un nuevo rover podría llegar a Marte en 2018 y, si todo va bien, podría incluir un secuenciador de ADN como parte de la misión.
Los dos biólogos piensan que el envió de un secuenciador de ADN “in situ” evita los potenciales peligro de una misión de retorno de muestras.
Es muy poco probable que las formas de vida basadas en el ADN puedan sobrevivir en la superficie marciana, así que el “teletransportador biológico” de Venter tendría que excavar bajo la superficie para recoger las muestras que tendría que secuenciar.
Si se consiguiese construir este secuenciador de ADN ligero y enviarlo a Marte, el siguiente paso sería recuperar estas instrucciones genéticas para incluirlas en una célula terrestre.
Una de las ventajas que tendría este sistema es que si se encuentra “algo” tan solo se necesitarían 4 minutos para obtener la información sobre la vida marciana.
“La gente está preocupada por la amenaza ‘Andrómeda’”, comento Venter (en relación-cuando no-a la gran película de ciencia ficción, comentada en mi otro blog "Mente de Ciencia Ficción")
”Podemos reconstruir a los marcianos en un laboratorio espacial P-4 en lugar de tener que traerlos a la Tierra o paseándose por el océano”.

"Cuando no se puede tener la realidad, bastan los sueños". Crónicas Marcianas-Ray Bradbury
 
"End of transmission"
www.astrocosmos2002.blogspot.com

video
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario