_____________________________________________

jueves, 2 de junio de 2011

TIEMPO PASADO, PRESENTE Y FUTURO


Toda nuestra experiencia está basada en la hipótesis primordial de que el tiempo se puede dividir en pasado, presente y futuro y que con el paso incesante del tiempo se empuja el presente hacia delante. Sin embargo, Albert Einstein dijo que “Para nosotros, los físicos, el pasado, el presente y el futuro son sólo ilusiones, aunque se trate de imágenes muy enraizadas”.

Podemos aproximarnos a la naturaleza del tiempo como psicólogos, como físicos o como filósofos, aunque cada una de estos puntos de vista presenta sus propias contradicciones y restricciones. Desde un punto de vista psicológico, nuestra experiencia consciente del tiempo parece estar claramente definida, ya que consideramos que los acontecimientos del mundo exterior están ocurriendo y no solamente existen. Además, estos acontecimientos ocurren en una secuencia ordenada, en que un instante sigue consecutivamente a otro. Que se sepa, nunca ocurre que nos vayamos a dormir un domingo y nos despertemos el jueves anterior.

Según creencia generalizada, el pasado está formado por acontecimientos que han ocurrido, pero que ya han transcurrido, por lo que ya no existen. Lo único que permanece de ellos son las imágenes que guardamos en nuestros recuerdos y archivos. Los sucesos pasados quedan registrados de una vez para siempre, como en una foto, sin que nadie pueda modificarlos.

Lo mismo que el pasado, también el futuro está formado por acontecimientos que aún no existen, y que se producirán en un momento posterior, pero que en la actualidad son todavía desconocidos. Los que creemos en el libre albedrío de las personas estamos convencidos de que el futuro está abierto y aún sin decidir.

Todos estamos de acuerdo en que la frontera entre el pasado y el futuro es el presente. Pero no es una frontera rígida, sino que según va avanzando el tiempo, el futuro se convierte en presente y posteriormente, de manera casi inmediata, en pasado. El presente de nuestra experiencia consciente es arrastrado continuamente hacia el futuro a lo largo del flujo del tiempo. Mientras tanto, los acontecimientos futuros se convierten en pasados, sin que podamos detener ese movimiento incesante del presente.

Nadie puede ocultar que los acontecimientos actuales se distinguen de los futuros en que son reales. La única evidencia del mundo exterior es la realidad del momento actual. Cuando hablamos del pasado o del futuro, sabemos que no podemos alcanzarlos. En cambio el presente es el momento en el que podemos interaccionar de manera consciente con el mundo exterior.

¿A qué nos referimos cuando afirmamos que vivimos conscientemente el presente?
La manera en que percibimos el tiempo depende fundamentalmente de lo que estamos pensando en aquel momento. Si estamos ocupados en algo que nos apasiona, el tiempo parecerá acelerarse, mientras que si estamos esperando a que ocurra algo sentiremos que el tiempo transcurre con gran lentitud.

La percepción psicológica del tiempo puede quedar también distorsionada si a una persona se le priva de las impresiones de los sentidos. Algunas personas que han tomado drogas alucinógenas han declarado que se invierte el orden de los acontecimientos y se tiene la sensación de viajar a través del tiempo.

El ser consciente del presente tiene un significado más profundo que solamente observar el reloj. En el mundo consciente debemos sincronizar en cada instante nuestra mente con las agujas del reloj. Por otro lado, si no tuviésemos memoria no percibiríamos el pasado ni sabríamos que los hechos suceden en un orden correlativo, en cuyo caso las ideas sobre el pasado y el presente carecerían de relevancia.

Einstein relacionó el tiempo con el espacio. Antes de Einstein cualquier persona podía afirmar que dos acontecimientos habían ocurrido simultáneamente en lugares distintos, como si todo el universo tuviese el mismo presente. La teoría de la relatividad destruyó los fundamentos de esta creencia, mostrándonos que dos sucesos pueden ocurrir simultáneamente para un determinado observador, mientras que un segundo observador, que se desplaza con respecto al primero, puede percibir estos dos acontecimientos consecutivamente, y un tercer observador tal vez los distinga en un orden inverso al del segundo observador. Sin embargo, esto no se percibe en nuestra vida cotidiana, ya que las distancias y las velocidades relativas en nuestro hábitat son demasiado pequeñas para que se aprecie la teoría de la relatividad. La conclusión es que no existe ningún presente que sea igual en un extremo u otro del universo, por lo que el concepto de presente es único para cada persona.

¿Existe el presente como algo objetivo, o es únicamente una ilusión psicológica? En realidad el tiempo parece algo intangible, si creemos en lo que afirmó Albert Einstein de que “la diferenciación entre pasado, presente y futuro no es más que una ilusión”. Pero nosotros nos aferramos a nuestras sensaciones, que nos indican que el tiempo transcurre, aunque solamente el presente nos parezca real, mientras que el pasado contiene todo aquello que ya no existe, y el futuro está todavía sin dibujar.

En la mecánica cuántica, que se ocupa del comportamiento de sistemas microscópicos, el observador tiene un papel fundamental. Los movimientos de las partículas son imposibles de prever, pero si un experimentador examina el microcosmos, cada observación es susceptible de una sola interpretación, que convierte este mundo cuántico en una realidad.

El físico alemán Karl Schwarzchilds afirmó haber descubierto unos pasillos espaciales a los que bautizó como agujeros de gusano, que podrían servir como túneles de comunicación para posibles viajes en esa dimensión desconocida que es el tiempo. Se ha llegado a la conclusión de que estamos rodeados por un gran número de agujeros de gusano, que podrían funcionar como máquinas del tiempo si pudiesen controlarse sus condiciones físicas para utilizarlos como pasadizos hacia el pasado o el futuro.
La posibilidad más prometedora de viajar al pasado se deriva de un efecto de la distorsión espacio temporal provocada por la fuerza de gravedad. Un campo gravitatorio muy intenso puede distorsionar el espacio de tal manera que dos puntos distantes varios años luz puedan quedar enlazados por un túnel mucho más corto, permitiendo realizar viajes espaciales a grandes distancias en poco tiempo.

Desde el origen de los tiempos el hombre se pregunta cuál es la naturaleza del tiempo y si existe objetivamente o no. Planteando el tema desde un punto de vista lógico, llegamos a la conclusión que el tiempo es solamente algo percibido por nuestra mente. Pero también hemos visto que el tiempo puede entenderse como una dimensión física que pertenece a una serie continua del espacio tiempo.

También he explicado las experiencias que demuestran la teoría de la relatividad, donde el tiempo no es una constante universal sino que está condicionado por la posición del observador. Aplicando la lógica deducimos que no existen el pasado y el futuro, pero al descubrir que es factible viajar en tiempo y, por lo tanto, visitar el pasado o el futuro, deducimos que también deben existir. Si podemos viajar en el tiempo es probable que exista un número infinito de universos paralelos a los que podamos viajar, evitándonos caer en inexplicables paradojas. Otra posibilidad que no hay que perder de vista es la de que el pasado y el futuro coexistan e interactúen entre ellos.

Tal vez el tiempo no exista y la dimensión a la que llamamos tiempo es algo que depende de lo que nosotros pensemos sobre él.
O posiblemente el tiempo existe en una sucesión infinita de dimensiones, pero nuestras mentes finitas solamente pueden experimentar un único acontecimiento al mismo tiempo. Los conocimientos actuales sugieren que el universo comenzó con una explosión, pero su destino sigue siendo una incógnita. Tal vez la única manera de averiguarlo sea viajar al futuro.
Esperemos sea posible, hoy eso tambien es una ilusion.

"No, nuestra ciencia no es una ilusión. Pero sí sería una ilusión suponer que lo que la ciencia no puede darnos lo podemos encontrar en otro lugar". Sigmund Freud

"End of transmission"




video

No hay comentarios:

Publicar un comentario