_____________________________________________

lunes, 28 de diciembre de 2009

SONDAS VOYAGER Y STAR TREK





Hace 30 años se estrenaba: Star Trek the Motion,
unos años antes habian partido las sondas Voyager de la NASA para explorar los confines del sistema solar y mas alla. Muchos cientificos, entre ellos el Dr. Sagan pensaban que los datos que llevaban a bordo, podian ser capturados junto con la sonda y tener una idea de quienes las habian hecho, su tecnologia y cultura. Por eso cuando escribo que la ciencia ficcion es solo ciencia anticipada, podemos pensar que alguna civilizacion extraterrestre pueda capturar estas sondas y tambien devolverlas. Escribo una breve descripcion de la parte final de la mencionada pelicula para despues volver a seguir comentando el punto final y agregar nuevos descubrimientos de las mencionadas sondas, esta vez en nuestro tiempo.

"Kirk y su tripulación descubren que la sonda desapareció en un agujero negro y salió en el otro extremo, aterrizo de emergencia en un planeta habitado por máquinas vivientes. Después de la reparación de la sonda, la máquinas siguió con su programación - observar y transmitir las lecturas a la NASA. Spock deduce que estas máquinas que viven interpretan que aquellas lejanas órdenes son como "Aprende todo lo que se puede aprender y regresa esa información para el Creador".

Cuando el USS Enterprise transmite antiguos códigos del Voyager, el V'ger transmite toda su información. Entonces, inesperadamente, V'ger insiste en que el Creador tiene que venir en persona para terminar la secuencia. Cuando se dan cuenta de que V'ger quiere físicamente fusionarse con su creador, el teniente Decker se ofrece de voluntario. Decker e Ilia (transformada en sonda por Vger) se unen y se funden en una brillante, entidad no-corporal, que desaparece dando origen a una nueva vida. "

Fuera del relato de ciencia ficcion, es muy interesante el aporte de la pelicula a la simbiosis hombre-maquina que seguimos buscando en estos tiempos y lo bien que la secuencia filmica lo explica.

Ultimas noticias de la sonda Vogayer:

Las sondas Vogayer hacen un descubrimiento interestelar:

El sistema solar está atravesando una nube interestelar que la física dice que no debería existir. En la edición del 24 de diciembre de Nature, un equipo de científicos revela cómo la sonda Voyager de la NASA ha resuelto el misterio.

La Voyager vuela a través de las fronteras externas de la heliosfera en ruta hacia el espacio interestelar. "Utilizando los datos de la Voyager, hemos descubierto un fuerte campo magnético en las afueras del sistema solar", explica el autor principal Merav Opher, un investigador de heliofísica, invitado por la NASA, de la Universidad George Mason. "Este campo magnético sostiene la nube interestelar unida y soluciona el rompecabezas de muchos años de como esto puede existir en absoluto."

El descubrimiento tiene implicaciones para el futuro cuando el sistema solar finalmente se topará con otras nubes similares en nuestro brazo de la galaxia de la Vía Láctea. Los astrónomos llaman a la nube en la que estamos ahora la Nube Interestelar Local o "Pelusa Local" para abreviar. Mide 30 años luz de ancho y contiene una mezcla tenue de átomos de hidrógeno y helio a una temperatura de 6000 C. El misterio existencial de la Pelusa tiene que ver con su entorno. Hace unos 10 millones de años, un cúmulo de supernovas explotó cerca, creando una burbuja gigante de gas de millones de grados. La Pelusa está completamente rodeada por estos escapes de alta presión de supernova y debería ser aplastada o dispersada por ellos. "La temperatura observada y la densidad de la nube local no proporcionan la suficiente presión para resistir la acción de aplastamiento" del gas caliente a su alrededor ", dice Opher.

Entonces, ¿cómo sobrevive la Pelusa? Las Voyager han encontrado una respuesta. "Los datos de la Voyager muestran que la Pelusa es mucho más fuertemente magnetizada que lo que nadie había sospechado anteriormente: entre 4 y 5 microgauss", dice Opher. "Este campo magnético puede proporcionar la presión extra que se requiere para resistir a la destrucción".

Dos sondas Voyager de la NASA han estado compitiendo fuera del sistema solar por más de 30 años. Ahora están más allá de la órbita de Plutón y al borde de entrar en el espacio interestelar, pero no están allí todavía. "Las Voyager no están actualmente dentro de la Pelusa Local", dice Opher. "Pero ellas se acercan y esto se puede sentir como las nubes que se acercan". La Pelusa es mantenida a raya justo más allá del borde del sistema solar por el campo magnético del sol, que es inflado por el viento solar en una burbuja magnética de más de 10 mil millones kilómetros de ancho. Llamada la "heliosfera", esta burbuja actúa como un escudo que ayuda a proteger el sistema solar interior de los rayos cósmicos galácticos y de las nubes interestelares.

Las dos Voyager se encuentran en la capa más exterior de la heliosfera, o "heliopausa", donde el viento solar es frenado por la presión del gas interestelar. La Voyager 1 entró en la heliopausa en diciembre de 2004; la Voyager 2, le siguió casi 3 años después, en agosto de 2007. Estos cruces fueron la clave para el descubrimiento de Opher.
La Voyager 2 se ha unido a la Voyager 1 dentro de la heliopausa, una capa externa gruesa, donde el viento solar es frenado por la presión del gas interestelar.

El tamaño de la heliosfera está determinada por un equilibrio de fuerzas: el viento solar infla la burbuja desde el interior, mientras que la Pelusa Local la comprime desde el exterior. Los cruces de la Voyager en la heliopausa revelaron el tamaño aproximado de la heliosfera y, por tanto, la cantidad de presión que ejerce la Pelusa Local.

Una parte de esa presión es magnética y se corresponde con los aproximadamente 5 microgauss que Opher ha reportado en Nature. El hecho de que la Pelusa está fuertemente magnetizada significa que las otras nubes en el vecindario galáctico podrían estarlo también. Finalmente, el sistema solar se encontrará con alguna de ellas, y sus fuertes campos magnéticos podrían comprimir la heliosfera aún más de lo que se comprime actualmente. Una compresión adicional podría permitir a más rayos cósmicos alcanzar el interior del sistema solar, posiblemente afectando el clima terrestre y la capacidad de los astronautas de viajar con seguridad a través del espacio.

Por otra parte, los astronautas no tendrían que viajar tan lejos, porque el espacio interestelar estaría más cerca que nunca. Estos eventos se juegan a cabo en escalas de decenas a cientos de miles de años, que es el tiempo que tarda el sistema solar para pasar de una nube a la siguiente. "Podemos tener una época interesante por delante!" dice Opher

Los visionarios vibraban en otra frecuencia !!!!
"End of transmission"


video

No hay comentarios:

Publicar un comentario